¿No crees que la comodidad debe empezar en tu casa? A menudo las personas de edad avanzada y con movilidad  reducida encuentran muy difícil hacer su vida diaria con normalidad. Poder moverse en su propia casa es algo tan básico que, cuando les resulta imposible hacerlo, puede llevar a una sensación de impotencia y frustración muy grandes. Sin embargo, y por suerte, es un problema para el que existe una solución que puede hacer su vida mucho más sencilla, que consiga que aquellas barreras que parecían inalcanzables puedan hacerse más ligeras y, sobre todo, superables. Hablamos de las sillas y plataformas salvaescaleras.

¿Aún no sabes lo que son? Te lo explicamos.

Las sillas salvaescaleras son sistemas de elevación que facilitan subir las escaleras tanto a aquellas personas con movilidad reducida como a personas de edad avanzada. Tienen los mismos componentes que un asiento normal, con reposabrazos y reposapiés incluidos. Su gran diferencia se basa en la presencia de un motor que la impulsa y un raíl para que pueda realizar su recorrido.

Es muy útil para una vivienda, ya que no importa el tipo de escaleras que pueda tener, las sillas salvaescaleras se adaptan a cualquier clase, tanto a las de tramo recto como curvo. Además dan una gran flexibilidad a la hora de colocarlas, ya que su instalación se puede realizar a ambos lados de la escalera y con su pequeño tamaño ocupan un espacio muy reducido que permitirá recorrer las escaleras a pie sin ningún problema. Un perfecto ejemplo es nuestra silla salvaescaleras Nexo-STR.

Por su parte, las plataformas salvaescaleras pueden ampliar la ayuda que prestan las sillas. Al tratarse de plataformas elevadoras espaciosas, como pudiese ser un ascensor, no son un simple medio para que las personas con movilidad reducida puedan transportarse. También se pueden incorporar otro tipo de cargas, como bolsas de la compra, carritos de bebé u objetos de mayor peso. Nuestra plataforma Nexo-PTR es perfecta para cargar una buena cantidad de peso con la mayor comodidad.

Ambos mecanismos permitirán a las personas con movilidad reducida ganar una enorme calidad de vida. Pero no solo a ellas, sino también a las personas de su entorno, que acostumbran a ser su apoyo a la hora de subirlas y bajarlas. Gracias a las sillas y plataformas salvaescaleras pueden comprobar cómo ya no necesitan de la ayuda de nadie, con un sistema fácil de utilizar y un acceso cómodo y seguro, las únicas personas de las que dependerán para poder subir y bajar escaleras serán ellos mismos.

Con los salvaescaleras, la mejoría no solo es física, sino también mental. Se sentirán mucho más capaces de hacer cualquier cosa y redundará en su ánimo, una de las grandes secuelas que puede dejar la movilidad reducida.

¿Te han convencido estos argumentos? Hacer la vida más fácil a las personas de tu entorno está en tu mano. En Nexoted tenemos muchas soluciones y todas prácticas, contáctanos y pídenos información sin compromiso.