Este 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y por ello queremos hablar de los retos que en el año 2017 todavía nos quedan para hacer que las limitaciones físicas y psíquicas de estas personas dejen de suponerles una barrera en su vida diaria y se vayan convirtiendo cada vez más en un problema con fácil solución. Conviene recordar que más de un billón de personas en el mundo padecen algún tipo de discapacidad, lo que representa al 15% del total de la población mundial.

ACCESIBILIDAD

Son varias las leyes aprobadas con respecto a la integración de las personas discapacitadas, y muy reducido el cumplimiento de ellas. La más reciente tiene que ver con las barreras arquitectónicas, aprobada en 2013, que obliga a todos los edificios a dar acceso a las personas discapacitadas, a través de rampas y ascensores. Actualmente, solo el 23% de las comunidades han cumplido la ley.

EMPLEO

Pero no es la única ocasión en la que las leyes respecto a la discapacidad son ignoradas. En 1982, el gobierno aprobó un decreto por el cual todas las empresas de más de 50 empleados deberían tener al menos un 2% de trabajadores con discapacidad en su plantilla como mínimo. Algo a lo que tampoco se acogieron al mayoría de las empresas.

OPINIÓN PÚBLICA

La discapacidad continúa siendo un tema que goza de poca cobertura en los medios de comunicación, y siempre enfocado desde un punto de vista que deja al discapacitado como una persona totalmente maltratada e indefensa. Esto provoca que en la sociedad continúe habiendo muchos prejuicios hacia el discapacitado, y con ello su marginación. Es necesario reforzar el punto de vista que se tiene de las personas discapacitadas, haciendo ver que son tan válidas como cualquier otra en todos los ámbitos de la vida. En cuanto a su exposición en los medios, no existen cadenas de televisión que tengan como imagen a alguna figura con discapacidad, es totalmente invisible.

SALUD

Continúa habiendo un déficit de medios en la sanidad pública para tratar a las personas con discapacidad. Empezando por los mismos centros de salud, ya que muchos no han eliminado las barreras físicas que les impiden su acceso, pero siguiendo también con los propios recursos humanos. Muchos no están suficientemente capacitados en esta materia, ya que la atención al discapacitado no es la predominante en los centros, pero tampoco se fortalecen programas de atención y rehabilitación para estas personas y sus familias.

EDUCACIÓN

93 millones de discapacitados en el mundo son niños. Suelen verse marginados por los prejuicios que la sociedad tiene hacia la discapacidad, y es algo a lo que tampoco se corresponde desde la educación con unas condiciones igualitarias. La desigualdad en educación hace que los pequeños que sufren este problema tengan un acceso mucho más limitado a una educación de calidad que el que disfrutan los jóvenes en contextos integradores.