Las cifras hablan por sí solas. En España, hay 2,5 millones de personas con movilidad reducida; este dato que impresiona se acentúa cuando averiguamos que tres cuartas partes necesitan ayuda para salir de sus casas y poder hacer una vida relativamente normal: 1,8 millones de personas. Este es un peso que, por lo general, termina recayendo en sus amigos o familiares, que desinteresadamente aportan su grano de de arena para que esas personas con movilidad reducida puedan hacer su vida sin la necesidad de estar enjaulados en su propia casa.

Resultado de imagen de silla de ruedas hogar

Sin embargo, hay una parte muy importante entre esas personas con movilidad reducida que no obtiene ningún tipo de ayuda y, por tanto, no salen de casa. Son alrededor de 100.000 personas que viven encerradas en su domicilio y que pasan por un auténtico calvario. Muchas de ellas ya han tenido que cambiar de domicilio; otras, la gran mayoría, continúan siendo esclavas de la falta de accesibilidad a la que se ven sometidas en su propio hogar. Las mayores barreras acostumbran a ser las escaleras y el acceso al portal. Recordemos que buena parte de los edificios obligados por ley a instalar un ascensor todavía no lo han hecho, y eso complica la vida de mucha gente que depende por completo de él.

Resultado de imagen de ascensor edificio silla de ruedas

De las personas que encuentran problemas para salir de su hogar, y así se lo han hecho saber a su comunidad, poco más de la mitad han sido escuchadas. Muchas de ellas precisan de muletas, de bastón o de andador para poder progresar, aunque la gran mayoría son usuarias de sillas de ruedas.

Resultado de imagen de ascensor edificio silla de ruedas

Entre estas personas, el salvaescaleras gana en importancia como solución a sus graves problemas de movilidad. No olvidemos que es posible instalarlo entre plantas dentro de la propia casa, como en el edificio, para hacer salvables esos obstáculos que hasta entonces no lo parecían.

Con la instalación de un salvaescaleras, una persona con movilidad reducida podrá:

  • Incrementar su autonomía e independencia.
  • Evitar pedir ayudas constantes a los demás para poder moverse.
  • Sentirse útil y libre.
  • En definitiva, disfrutar de la vida que sentía limitada.

Todavía es mucho lo que debemos mejorar como sociedad de cara a conseguir un mundo en el que cualquier objetivo sea accesible para todos y todas, pero empezar por la autonomía de cada uno es un buen paso para tirar abajo las barreras. Infórmate sin compromiso en el catálogo de Nexoted.