Adquirir un salvaescaleras es una decisión que cambia la vida a las personas que sufren problemas de movilidad reducida y falta de accesibilidad. En Nexoted recalcamos la necesidad de incorporar salvaescaleras en espacios tan básicos como el hogar. No obstante, también sabemos que una compra tan importante debe ser meditada. Para dar este paso, lo mejor es asegurarnos de ciertos factores que nos pueden condicionar a la hora de elegir entre un modelo u otro. Cuestiones económicas, técnicas o simplemente estéticas; dar con el modelo perfecto en base a las necesidades que tenemos será mucho más fácil si tenemos en cuenta estos aspectos.

¿Qué se incluye en el precio?

 

Lo primero que tenemos que pensar cuando instalamos un salvaescaleras es que incorporamos una magnífica solución de movilidad en nuestra casa, que nos permitirá movernos entre plantas con facilidad, mejorando la autonomía e independencia de las personas con movilidad reducida que vivan en el hogar. Un salvaescaleras Nexoted incluye en el precio un servicio posventa en el que te incluimos un mantenimiento anual con el que garantizar que tu salvaescaleras funciona a la perfección. Además, tenemos un teléfono 24 horas al que puedes llamar si ocurre cualquier incidencia.

¿Tengo que hacer obras?

 

No. Las obras no son necesarias ni para colocar el salvaescaleras ni las guías sobre las que se desplaza. Están pensados para adaptarse al espacio del que dispones, dejando el mínimo impacto en la estancia y sin apenas invadir los escalones. El propio salvaescaleras se fija sobre los elementos que ya están en la casa, como los escalones, mediante tornillos.

¿Y si se me estropea?

 

No es frecuente que un producto Nexoted se estropee, ya que están fabricados con componentes de la máxima calidad y están hechos para durar. Además, con nuestro mantenimiento anual prevenimos, en la medida de lo posible, la aparición de incidencias que puedan dificultar la vida del cliente. Si un salvaescaleras Nexoted se averiase, cuenta con un período de garantía en el que poder resolver el problema sin ningún coste adicional.

¿No es peligroso?

 

No. Según la normativa, para que el usuario pueda moverse sobre el salvaescaleras debe ser plenamente consciente de que lo está haciendo. Por tanto, para poder desplazarnos tendremos que apretar el botón que indica la dirección deseada y mantenerlo sostenido. Si dejamos de apretar ese botón, el salvaescaleras se para por completo. Además, incluyen mecanismos de sujeción como cinturones, que fijan y retienen al usuario para que no pueda deslizarse ni caerse.

¿Consume mucha electricidad?

 

Un salvaescaleras consume aproximadamente lo mismo que un electrodoméstico pequeño de la casa, por lo que no necesitan una gran cantidad de luz para funcionar. Los modelos se están orientando cada vez más a optimizar los recursos de los que disponemos, por lo que cada nuevo modelo de salvaescaleras requiere de menos electricidad que su anterior versión. Para que nos hagamos una idea, ya existen modelos de salvaescaleras que consumen menos que un ordenador portátil.