La accesibilidad es imprescindible en cualquier aspecto de la vida, pero se hace aún más apremiante cuando tiene que ver con el hogar. Es necesario que las casas sean lo suficientemente accesibles para que las personas que sufran de problemas de movilidad puedan hacer una vida con cierta normalidad, en la que no topar con barreras que impidan el libre acceso a elementos básicos del hogar.

Convertir una casa en accesible no es empresa fácil, pero existen elementos clave que no se pueden pasar por alto en el diseño del hogar ideal:

 

Muebles a la medida

Es importante que los muebles estén colocados a la medida en la que una persona con movilidad reducida pueda manejarse con ellos fácilmente. Esto tiene especial incidencia en zonas de la casa como la cocina. Por ello, es fundamental que en la zona de cocinado haya el espacio suficiente para que la persona que lo necesita pueda manejarse con cierta soltura, controlando lo que están cocinando con laxitud. Además, la altura de los muebles como alacenas, hornos o microondas tienen que estar a baja altura.

La importancia de la baja altura

Los muebles altos deben estar al alcance de la mano, contando con aperturas fáciles, que no requieran una fuerza excesiva. Para ello, es necesario ayudarse de sistemas electrónicas y una buena administración del espacio, que permita mover las cosas de manera que todo se pueda manejar desde el mismo punto. Pensando en un ejemplo como el armario, es muy importante que tanto cajones como perchas se puedan distribuir de un modo que ambas cosas se manejen perfectamente desde la misma altura.

Todo debe tener sujeciones

Y cuando decimos esto, lo hacemos especialmente por el cuarto de baño. En esta zona de la casa confluyen la mayor parte de los riesgos que se puedan sufrir. Los materiales deslizantes son imprescindibles, pero más todavía las sujeciones a las que poder agarrarse cuando entramos en la ducha, cuando salimos, para utilizar el WC… Es algo esencial.

Instalación de mobiliario especial

Los muebles especiales ayudan a que las personas con movilidad reducida puedan ir de un sitio a otro del hogar con mayor facilidad. Un ejemplo son los sillones especiales, que facilitan el descanso de la persona haciendo  que se levanten y se sienten sin necesidad de ayuda, con tan solo la asistencia del motor. Lo mismo pasa con las camas articulables, que ayudan a las personas que pasan mucho tiempo acostadas a levantarse con mayor facilidad.

Colocación de salvaescaleras

La movilidad dentro de la casa necesita de elementos imprescindibles como los salvaescaleras. Es algo que se precisa especialmente en casas de varias plantas, ya que tanto las sillas como las plataformas salvaescaleras ayudan a dotar a la persona de independencia y autonomía. Con un salvaescaleras no solo se refuerza a la persona físicamente, también psicológicamente, ya que se siente capaz de hacer lo que antes no veía posible. Puedes ver en este enlace todo el catálogo de Nexoted.